27 febrero 2008

SCT: Receta para un sistema penal perfecto

Dentro de la SCT, he estado pensando en quienes creen que la tortura sirve para algo. Al fin y al cabo, los policías que le dieron la paliza al niño de 13 años del que hablaba en mi anterior entrada, seguro que pensaban que hacían lo que tenían que hacer.

Así que le he dado vueltas al argumentario clásico de la mano dura en el orden penal. Y he decidido, por un día, ponerme en la piel de quien cree que todas las garantías que tenemos (por ejemplo, contra la misma tortura), nada más benefician a los delincuentes.

Ya puestos, he decidido pasarme de la raya y llegar a una reducción “ab absurdo” de estos argumentos.

Vamos allá:

“En el mundo en que vivimos cada vez hay más inseguridad ciudadana y más delitos. Y la Justicia no funciona. Los criminales salen a la calle sin problemas, tan campantes.

“Para empezar, las penas son demasiado blandas. La reinserción no funciona. Si matas a alguien, el Estado debería matarte a ti. Si cada vez que robaras algo te amputaran alguna extremidad, seguro que dejabas de robar.

“La policía, por otro lado, está demasiado coartada en sus movimientos. Hay muchas cosas que no pueden hacer a los criminales (como darles un par de tortas para que confiesen). Así no se puede luchar contra el crimen. Se debería dar carta blanca a los Agentes. Al fin y al cabo, trabajan con el único fin de protegernos. Y los únicos que deberían preocuparse de recibir un par de tortas de vez en cuando son los criminales, que además se lo merecen. Así que libertad absoluta para que los Agentes interroguen como quieran.

“Uno de los problemas que tenemos en este aspecto es el habeas corpus. ¿Cómo que no se puede tener detenida a una persona más que uno o dos días? ¡Así no hay manera de llevar una investigación decente! Los Agentes deberían poder mantener detenidos a los sospechosos mientras dure la investigación policial.

“Ya puestos, la presunción de inocencia es lo que más ayuda a los delincuentes. Los abogados saben sacarle punta a las leyes para conseguir que absuelvan a sus clientes basándose en meros tecnicismos. Si en vez de presunción de inocencia hubiera presunción de culpabilidad, habría más criminales en las cárceles y menos en las calles. Al fin y al cabo, si eres inocente no tienes nada que ocultar y, por lo tanto, puedes demostrar tu inocencia. Pero a veces es difícil que la policía demuestre sin género de dudas la culpabilidad. ¿Vamos a permitir que asesinos o violadores salgan a la calle por esto? ¡Que sean ellos los que demuestren, si pueden, su inocencia!

“De hecho, el sistema judicial necesitaría ser más ágil. Nada de abogados, fiscales y jueces. ¿Quién conoce mejor que los policías los delitos que han cometido los delincuentes? Deberían ser ellos los que pudieran imponer las penas adecuadas, de forma administrativa, sin necesidad de circos judiciales. Además, así se acabaría con la sobresaturación de trabajo en los Juzgados.

“En resumen, lo que se necesita es un sistema penal que haga temblar a los criminales para que, de puro miedo, dejen de cometer delitos.

“Un sistema de detenciones por tiempo indefinido, sin necesidad de juicios, sin limitaciones a las penas que impongan los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

“Aunque… Un momento… A mí eso me suena… Creo que ya hemos tenido antes este sistema penal perfecto… ¿Cuándo fue?

“¡Ah, sí! ¡
Aquí!

“Seguro que esa época fue un paraíso sin crimen… ¿Por qué narices abandonaríamos un sistema tan bueno?”.

(Como diría Homer Simpson: “Ah, por cierto, intentaba ser sarcástico”).

Etiquetas: ,

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¿Esto no era lo de Judge Dredd?

2/27/2008 10:00 p. m.  
Anonymous Fabián said...

Jejeje... Me encanta.

Estuve a punto de poner un vínculo a alguna página de Judge Dredd, pero al final lo descarté.

Me alegro de que alguien capte los sutiles matices. ;)

Un abrazo.

2/28/2008 8:56 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home