15 enero 2007

360.000.000.000 dólares


¿Qué podríamos hacer con 360.000.000.000 dólares?

Imaginemos que un duendecillo nos diera esta enorme cantidad de dinero, con la condición de gastarla en algo que afecte a todo el mundo. ¿Qué podríamos hacer con ella?

Podríamos, por ejemplo, hacer que casi 50.000.000 niños recibieran un año de educación pre-escolar. Suena bien. La educación siempre es buena inversión. Como dijo Victor Hugo: “Abrid escuelas para cerrar prisiones”. Pero veamos más posibilidades.

Siguiendo esta línea de pensamiento, con ese dinero podríamos contratar a más de 6.000.000 profesores para la escuela pública. Lo que no está nada mal. De hecho, hasta podríamos repartir las cantidades con la cifra anterior, y pagar la educación de “sólo” 25 millones de niños y contratar “sólo” a 3 millones de profesores. Aunque hay otras opciones.

Por ejemplo, podríamos haber proporcionado más de 17.000.000 de becas de cuatro años para que otros tantos alumnos pudieran cursar sus estudios universitarios.

O, saliendo del tema educativo, podríamos haber construido más de 3.000.000 casas para los sin techo.

O, con una ínfima parte de esta cantidad (sólo 15 mil de los 360 mil millones), podríamos –agarraos- proporcionar sanidad básica a todo el planeta, vacunar a todos los niños del mundo, proporcionar agua potable a todos los habitantes de la Tierra, eliminar todas las formas graves de desnutrición, y reducir las menos graves. Todo a la vez.

Sí. Todo eso a la vez. Con 1/24 parte del dinero que tenemos.

Las cifras no salen de la nada. Podéis ver las fuentes aquí y aquí.

En cambio, ¿qué estamos haciendo con 360.000.000.000 dólares?

Pues estamos sufragando una guerra inacabable en Oriente Medio, que corre el riesgo de convertirse en guerra civil o –peor- en conflicto generalizado en una de las zonas más volátiles del mundo. Estamos dilapidando ese dinero en una absurda aventura que ya ha costado las vidas de más de 3.000 soldados estadounidenses (sí, más que la gente que murió el 11-S) y más de 50.000 civiles iraquíes. Eso sin contar heridos, infraestructuras dañadas, familias destrozadas en ambos bandos, auge del terrorismo, y que el petróleo esté por las nubes desde que esto empezó.

Ahora se nos anuncia la “nueva estrategia” para Irak. Y resulta que esa estrategia consiste en enviar más soldados y gastar 100.000.000.000 dólares más.

En fin, ¿alguien me puede explicar en qué se diferencia la “nueva estrategia” de la vieja?

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home